Datos e informaciones sobre el viaje académico del Dr. José Pascual Mora García a México en Octubre 2007

Historia en cápsulas (I)

MI PRIMERA IMPRESIÓN DE MÉXICO

Mientras el avión descendía se divisaba a lo lejos la imponente ciudad. La gran megalópolis, esa inmensa urbe que cuenta la tradición que fue construida sobre un gran lago. Construida sobre el cráter de un volcán extinto, Ciudad de México está a 2.240 metros por encima del nivel del mar. Algo se divisa en la distancia, lagunas o pequeños lagos que todavía rodean la ciudad. Se comenta que la fecha de fundación de ciudad se remonta al año 1325, año en que los aztecas o mexicas fundaron México - Tenochtitlan, y que hoy es una patria con casi 100 millones de habitantes. En efecto, México - Tenochtitlan cuenta la tradición que emergió de un puñado de rocas en la inmensidad de sus grandes lagos, y posteriormente en la ciudad que albergó el corazón y cerebro del imperio más extenso y poderoso de Mesoamérica.

Por mi mente fluye rápido los recuerdos infantiles de las películas mexicanas, Pedro Infante, Luis Aguilar, Jorge NEGRETE, María Félix y qué decir de las “rancheras”, casi podría decir que si por las películas y la música entran la imagen de la nación, podría decir que primero fuimos mexicanos que venezolanos. Esa sociología del cine marcó nuestra vida e imaginarios infantiles. Los imaginarios, ya sea verdad o mentira –los imaginarios no se evalúan según criterios de veracidad-, por eso tenemos algo de colombianos, con el vallenato; poco de Brasil, con la samba; mucho de México con las rancheras; y algo de argentinos con el tango. Esa fue la música que llegó primero a nuestra identidad, primero que el pasaje, el joropo y “pajarillo” llanero que dicen identifica a los venezolanos. Por eso Iraset Páez Urdaneta, me enseñó en un Seminario sobre Cultura venezolana y latinoamericana en la Universidad Simón Bolívar, que el joropo y el liqui-liqui como símbolos de la venezolaneidad fueron arbitrariamente impuestos para desplazar la presencia de los andinos en el poder. Michel Enaudeau, un autor francés, en su libro sobre La Nación nos recordaba que el concepto de nación es una emoción, así de frágil y así de sencillo, y pensar que tantas guerras se han impulsado por esta premisa. No se si han logrado alejar del inconsciente colectivo venezolano la presencia de los andinos en el poder, pero de lo que si estoy seguro es que en el inconsciente colectivo tachirense también somos mexicanos, colombianos, brasileños, argentinos, y latinoamericanos por la música y cine. Vivan los Panchos!

Respiramos profundamente y la atmósfera se siente pesada, en el aeropuerto que lleva el nombre del insigne Benito Juárez una nube cubre el horizonte para dejar la vista a ciegas del más allá. Recordé que en 1992 la ONU catalogó el aire de la ciudad como el más contaminado del planeta. Seis años después, la situación le ganó a la capital de México la reputación de "ciudad más peligrosa del mundo para los niños". Esta es la razón de la densa nube que cubre la ciudad, oscureciendo los picos nevados que la rodean. La densidad poblacional pasó de tres millones en 1950 a 20 millones en el presente, a más de los automóviles; de 3,5 millones de vehículos automotores (30 % son modelos de 20 años atrás) lo que complica las cosas.

Lunes, 22 de octubre de 2007, 14:00 horas

José Pascual Mora García



.

Datos personales

Mi foto
Blog elaborado y/o administrado por este Licenciado en Educación, mención Ciencias Sociales (UCABET, 1979), residenciado en Táriba, Municipio Cárdenas del Estado Táchira, en la República Bolivariana de Venezuela. Carrera 5 Nº 5-30, Tlfs. 0424 753 4227, y 58-276-3943720. joseernestobecerra@gmail.com y en twitter @joseernestob